Sábado, 17 Febrero 2018

SIN IDEAS, SIN GOLES, SIN PUNTOS

Sábado, 10 de Febrero de 2018 20:02 Diario Infovelez
Imprimir PDF

El gran problema con los técnicos aferrados a un esquema determinado, es al ausencia de variantes en momentos dificiles. Estos, proponen la sorpresa como base de la presión. Pero olvidan que al aparecer los inconvenientes, carecen de variantes para cambiar la historia de un partido. Si empiezan ganando, suelen ganar. Si empiezan perdiendo, caen, por lo regular.

El sufrimiento del hecho anterior, fue claro ante Patronato. El conjunto de Paraná dominó las acciones casi desde el minuto inicial. Para ser generosos, 30 minutos de los 45 fueron del rival ¿La desventaja? Apenas con 10 minutos de juego, y caía en el José Amalfitani. En cancha de Vélez. Un tema grave si vemos que las aspiraciones futbolísticas de Gabriel Heinze parten de presión alta, cercana al área rival, y progresiones ofensivas por las bandas que acompañen a quienes tienen la obligación de convertir. A eso no juega el fortín, si Mauro Zárate debe retroceder en el campo de juego para tomar la pelota, y no encuentra un compañero con quién crear las famosas sociedades colectivas. Y sufre. Hubo situaciones de peligro (que nacen en alguna individualidad), pero careció de variantes para convertir. La de mayor claridad en un tiro libre de Zárate.

Si las tuvo el paranaense. Tras una jugada colectiva, un pase magistral de Bruno Urribarri por encima de una defensa estática que incluía a Fabián Cubero, y la definición de Adrián Balboa por debajo del cuerpo de Cesar Rigamonti. Con la ventaja, el visitante decidió especular y jugar al conntragolpe. Fue evidente su 4-4-2 para controlar al equipo Fortinero que escaseaba de genialidad en Agustín Bouzat y Rodrigo Salinas y que sufría en mitad de cancha cuando Jesus Mendez perdía la batalla.

En la segunda mitad, se hizo más evidente que Vélez tiene problemas para crear fútbol.

Cuando ya terminaba el partido, Matías Garrido desbordó por la derecha, ganó el centro y habilitó a Sebastián Ribas que se anticipó a la salida de Rigamonti. El golpe de gracia. No obstante, el partido ya se había perdido. En primer lugar cuando Agustin Bouzat, MauroZárate –en dos ocasiones–, Braian Cufré, Guido Mainero y Luis Amarilla, desperdiciaron las oportunidades de gol. Más atrde, cuando la inteligencia de Patronato superó al esquema de rigidez que impone el técnico.

La derrota golpeó duro en Liniers. El comienzo imaginado trastocó en preocupación. Con 9 puntos jugados, tan solo 3 fue la cosecha del fortín. Un punto a tener en cuenta si la racha de triunfos no aparece con rápidez…

 

Por Rubén David Oliva

Seguir al autor en @ruvencho69

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva