Sábado, 24 Junio 2017

HACE 5 AÑOS, FUIMOS CAMPEONES

Sábado, 11 de Junio de 2016 22:41
Imprimir PDF

Brilló en todas las canchas. Peleó el torneo con varios equipos, ninguno estuvo a su altura. Con Ricardo Gareca como entrenador, hace cinco años, el 12 de junio, el Fortín se consagró campeón del Clausura 2011. Fue el octavo título local del club. Con la cabeza en la Copa Libertadores, que se escapó por un resbalón en las semifinales, el conjunto de Liniers desplegó su mejor nivel y dominó el campeonato. Se coronó con 39 puntos. Ganó doce partidos, empató tres y perdió cuatro. Realizó goles en todos los partidos. Hizo 36 y le marcaron 17. Eran tiempos felices.

La V Azulada venía de deslumbrar en el Apertura 2010, en el cual terminó segunda. Mantuvo el plantel y forjó un equipo que era jerarquía pura. Hasta preparaban los festejos de los goles que marcaban. Formaba con Marcelo Barovero en el arco. La defensa salía de memoria: Fabián Cubero, Sebastián Domínguez, Fernando Ortiz y Emiliano Papa. En el mediocampo, Franco Razzotti recuperaba y Víctor Zapata distribuía. A su lado, contaba con el incansable Augusto Fernández por la banda derecha. Maximiliano Morález, siempre figura, imponía el ritmo de ataque y desequilibraba. Arriba estaba la temible dupla de Santiago Silva y Juan Manuel Martínez para la definición. Desde el banco entraba Ricardo Álvarez para desnivelar con su talento. Otro que fue necesario por sus ingresos fue David Ramírez, el refuerzo que liquidaba los cotejos. El “Mago” fue el goleador con ocho tantos.

El camino del campeón arrancó con inestabilidad. Vélez ganó por primera vez en la fecha 4, cuando venció a Boca con gol de Ortíz. Tras ese cotejo, la V Azulada despegó. Tomó la punta del campeonato recién tras la fecha 10, cuando derrotó 2 a 0 en la Bombonera a San Lorenzo en un choque postergado de la sexta jornada. A partir de ese día se quedó con el primer puesto y no lo abandonó más. Una derrota sorpresiva ante Quilmes cortó una racha de nueve encuentros invicto e instaló las dudas. En el siguiente partido, el 12° del torneo, el Fortín le dio una lección de fútbol a Estudiantes, quien había obtenido el Apertura pasado. Fue 4 a 0 en el Estadio Único de La Plata, que por ese entonces era un potrero. Los fortineros que disfrutaron de ese baile al “Pincha”, volvieron a sus casas con el presentimiento de que iban a ser campeones. No fallaron.

El equipo de Gareca llegó a la fecha 17 con la obligación de ganar tras perder con Tigre. Con poco resto físico y eliminado de la Libertadores, el Fortín tenía que vencer a Godoy Cruz en el José Amalfitani para seguir puntero. El triunfo llegó en el segundo tiempo, desde una apilada memorable del “Burrito” Martínez, quien selló el 1-0. Luego, Ramírez instaló el 2 a 0 final. Con tranquilidad, en la anteúltima jornada, Vélez derrotó a Huracán por dos tantos de diferencia. Lanús, el perseguidor, perdió ante Argentinos Juniors 1 a 0 y con cuatro unidades por detrás, no pudo alcanzar a la V Azulada, que se consagró campeona. En la última fecha, el conjunto de Liniers festejó con su cancha repleta. Los jugadores, en su mayoría teñidos de un amarillo platinado, levantaron el trofeo, vapulearon a Racing y le dieron una alegría inmensa a los velezanos, quienes hace cinco años, fueron felices con otra vuelta.


Por Ignacio Cairola @NachoCairo

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva