Sábado, 25 Noviembre 2017

EL HÉROE AUSENTE

Miércoles, 13 de Abril de 2016 18:08
Imprimir PDF

Hace algunos días atrás, todo era tristeza para Diego Zabala. Estaba mal futbolísticamente y su vida corrió peligro en un asalto en la Villa Olímpica. El uruguayo demostró su garra y se sobrepuso ante las adversidades. El destino lo recompensó, le dio la chance de convertir dos goles sobre la hora para la histórica victoria de los pibes de Vélez ante Rosario Central.

Desde febrero, mes en el que Zabala llegó como refuerzo a Vélez, vivió en la Villa Olímpica del club, porque no consiguió un lugar para alquilar. Como si eso fuera poco, el miércoles 30 de marzo fue asaltado, a la madrugada, mientras dormía. Durante varios minutos vivió un drama enorme. Fue tomado como rehén, atado por tres ladrones jóvenes, que lo amenazaron con un arma de fuego. “El que estaba con el revólver me decía que me quedara quieto o me iba a pegar un tiro. Se me hizo eterna la situación" declaró el uruguayo. El intento de robo terminó cuando el personal de seguridad del predio de entrenamiento del Fortín intervino, pero la experiencia marcó a “Didí”.

Su paso por el Fortín no tenía muchas cosas positivas. Jugó unos instantes ante Arsenal y fue titular contra Quilmes; no rindió bien en ninguno de los dos partidos. Sin quejarse, Zabala entrenó igual, con humildad y sacrificio, como si se anticipara a todo lo favorable que le llegaría. En la jornada del domingo, la realidad de “La Bomba” cambió por completo. Cuando el partido estaba 2 a 1 para los rosarinos, ingresó por Santiago Stelcaldo a falta de 16 minutos para el final del cotejo. No parecía que pudiera cambiar el resultado, ya que Vélez no generaba peligro y la pasaba mal. En ese contexto, el uruguayo tuvo una noche increíblemente favorable. Sorprendió y marcó por duplicado para poner en ventaja al conjunto de Liniers en la agonía del encuentro.

Zabala fue el héroe del Fortín en Rosario. Con sus goles, aportó los tres puntos para la V Azulada y cortó el invicto de 23 partidos sin perder, que tenía el equipo de Eduardo Coudet como local. El ex jugador de Racing de Montevideo tuvo su partido perfecto, le salió todo bien. Pensar que hace días temía por su vida en el robo a la Villa Olímpica y emocionó a todos los hinchas velezanos. Tras su desgarro, lo vamos a extrañar…


Por Ignacio Cairola @NachoCairo

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva