Viernes, 24 Noviembre 2017

¿PORQUE SE LESIONARON LOS DELANTEROS?

Lunes, 11 de Abril de 2016 19:39 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

La sumatoria de lesiones en Vélez Sarsfield, dispara un debate ¿Hubo un mal trabajo físico en el verano? La inquietud manifiesta algo conversado puertas adentro y reflejado por los hinchas en redes sociales y medios partidarios.

Entendemos –por habernos interiorizado sobre la pre-temporada-, que no existieron ejercicios físicos específicos para quienes realizan mayor desgaste. Como ejemplo, graficaremos el trabajo de los 3 delanteros lesionados. Hernán Toledo, Mariano Pavone y Maximiliano Correa.

Por decisión del técnico, los futbolistas en ataque, una vez finalizada su tarea, presionan la salida del rival y deben cubrir posiciones defensivas, replegarse en grupo y marcar un sector definido a varios metros de su ubicación ideal. Esta situación produce un desgaste físico superior en quienes deben realizar esta labor. Por ende, la preparación física debe incluir un trabajo concreto en estos futbolistas con el objetivo de “conocer límites y regular para evitar inconvenientes futuros”.

¿Se hizo? No. Única respuesta cierta.

De esta forma, se obliga a juveniles como Toledo a cubrir los espacios defensivos generados por la subida reiterada de Fabián Cubero, o a Maxi Romero, forzado a ejecutar un trabajo con importante fricción. Estos sucesos cuando no se conocen límites y se acumula juventud, se pagan con lesiones. Error del entrenador.

Tanto Hernán Toledo como Mariano Pavone y Maximiliano Correa, son jugadores “sacrificados en pos de un equilibrio defensivo que no se tiene”. Recordemos los enormes problemas a la hora de marcar que resultaron en derrotas abultadas. Y que podrían haberse repetido ante Rosario Central.

Es paradigmático ver como cada ataque sobre el área Fortinera, representa una chance neta de gol. Para ayudar en el inconveniente, Toledo y Romero deben cubrir distancias que el resto de sus compañeros evita. Así, la labor primaria y eficaz de media punta, se transforma en “trabajo insalubre de carrilero”.

El caso de Mariano Pavone es un ejemplo. No tiene velocidad para retroceder hasta la última línea Velezana, pero si es obligado a juntarse con el medio campo y cubrir los deslices de Leandro Somoza y compañía ¿Consecuencia? Se encuentra lejos del arco, produce un deterioro innecesario y pierde su función elemental de goleador.

Lo evidenciado es un resumen del problema Fortinero que suma errores en el trabajo físico de pre-temporada y problemas no resueltos a nivel equilibrio defensivo. Es trabajo de Christian Bassedas hacer las correcciones necesarias. Algunas podrían merecer cambios de nombres importantes. Una decisión que el técnico se niega a imaginar…


Por Rubén David Oliva @diarioinfovelez

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva