Martes, 25 Julio 2017

ROSARIO SIEMPRE ESTUVO CERCA

Jueves, 07 de Abril de 2016 18:44 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

Existen las noticias cálidas en Liniers. Los oscuros nubarrones que se habían apoderado del ambiente y resonaban fuerte ante cada problema, desaparecieron por una virtud recurrente. No entregarse nunca pese a los malos vientos. Con esta última cualidad, se trajo sobre la hora una victoria no imaginada minutos antes cuando la realidad del partido golpeaba fuerte y amagaba sumar otra caída. Pese a todo, el coraje, al suerte, el desorden del rival y el gran acierto de Christian Bassedas con el ingreso de Diego Zabala –dos goles-, dieron vuelta el partido y trajeron luz para un fortín que la necesitaba.

Las insinuaciones de Central dejaban el anuncio de peligrosidad. Vélez, no se mostraba seguro en la última línea –pese a que había controlado con algo de riesgo las intenciones previas del local-, y los espacios generosos que otorga el fortín podían ser aprovechados por el canalla. Algo lógico y que finalizó en la conquista centralista. Antes del gol, sobrevino el aviso en un mano a mano de Marco Rubén tras un gran pase de Javier Pinola con definición cruzada por encima del travesaño (buena salida de Alan Aguerre), y la conquista definitiva del mismo delantero producto de un centro desde la derecha con mala salida del arquero y anticipo a Cristian Nasuti. Con tan solo 18 minutos de juego, había que remar como nunca.

¿Vélez podía dar vuelta el resultado?

Tras la conquista canalla, un suceso importante cambió las acciones del encuentro. Dos minutos después del gol, en un tiro de esquina a favor del fortín, Fabián Cubero, consiguió nivelar el partido al ganar la expulsión de Javier Pinola por un codazo en el área. La experiencia del capitán sirvió como base a la recuperación.

Con un hombre de más, Vélez intentó con mayor empuje. Adelantó sus líneas, presionó la salida rival y emparejó juego. Era cuestión de acertar. Lo hizo en una jugada de posesión con un par de rebotes favorables que permitieron a Stelcaldo igualar el partido. Festejo desahogado y partido abierto. Impensable antes de jugar.

¿había chance de pelear?

En el inicio de la segunda parte, el fortín apostó a la inteligencia. Ordenarse desde atrás, provocar errores en la defensa rosarina y crear espacios para Stelcaldo. Así nació la jugada más clara de Vélez por una subida de Damián Pérez, un centro y la definición fallida de Stelcaldo, solo en el área chica. Un aviso que se lamentaba en el banco de suplentes. Sin embargo, los buenos augurios duran escaso tiempo en Liniers. Indudable tras la expulsión de Leandro Somoza a los 10 minutos y haciendo gala de un infantilismo increíble. Un suceso que complicaba las acciones a un conjunto que tiene poco y le sobra nada.

Pese a todo, Central debió esforzarse para conseguir la ventaja conseguida que fue cerca de los 30 minutos de aquella segunda mitad después de una jugada controlada, con pelota de izquierda a derecha y sablazo desde fuera del área de Mauro Servi que dejó sin oportunidad al desconcertado Aguerre.

Era tiempo de cambios. De apostar. Ingresaron Servetto y Zabala.

¿Se podía ganar?

Existía en el aire una sensación. El canalla empezaba a pagar su desgaste bajo la lluvia ante Palmeiras. Dejaba espacios y creaba sus propios errores. Esta situación indicaba la chance de algo importante. La táctica era ceder espacios y golpear la última línea local. Manual de contragolpe, como se dice. Acertó el fortín. Acertó el uruguayo Diego Zabala. Autor de la igualdad no creída –definición bajo los palos-, y del tercero para ganar ante la salida desesperada del arquero rosarino a los 42 minutos cuando todo terminaba.

Renació tras una síntesis de errores y aciertos para reencontrar el camino perdido tras un par de jugadas marcadas a fuego. La semana vendrá diferente. Volverá la claridad y la buena onda. Allí, con espacio de maniobra, Bassedas deberá canalizar las deudas y transformarlas en ganancias. Como reza en el manual del fútbol, los triunfos ayudan. Será un trabajo difícil pero obligado para trasuntar un año venidero en paz e imaginando cosas importantes…


Por Rubén David Oliva @diarioinfovelez

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva