Miércoles, 20 Septiembre 2017

SUMA, Y SUMA, Y SUMA...

Domingo, 15 de Mayo de 2016 23:37 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

Fútbol sin arcos. Lejos de cualquier oportunidad de gol con presión en la salida rival e ideas ausentes. Quizás, el partido imaginado por Christian Bassedas para traer un punto de Banfield. En la pelea de sumar unidades, el rival, el técnico y la cancha, por siempre complicada, continuar en la senda invicta ayuda a consolidar procesos.

Objetivamente: Banfield mantuvo mejores insinuaciones que Vélez a lo largo de los 45 minutos iniciales. Poco fútbol, un conjunto pensado a la defensiva, y con escasa idea de generar situaciones de peligro. El equipo sureño, mantuvo la pelota en campo Fortinero, merodeando el área de Alan Aguerre pero sin lograr vulnerar un cerco fuerte con Cristian Nasuti y Lautaro Gianetti –salvo una mala definición de Gio Simeone delantero del uno Velezano-. Ambos, trabajaron mucho en cada centro, en cada pelota pasadas que buscaban la cabeza de Santiago Silva o la habilidad de Ervitti. Desde Liniers, una aproximación de Nicolás Tripicchio que finalizó en tiro de esquina y un contragolpe con no pudo definir Leandro Desábato.

El comienzo de la segunda parte, dio marco para la esperanza. Apenas iniciada, Vélez estuvo cerca en una corrida de Diego Zabala con habilitación a Hernán Toledo, mala definición del volante, el rebote que Mariano Pavone se lleva por delante, que rebota en un defensor, un cabezazo del delantero que evita Hilario navarro abajo y finalmente el rechazo. Todo en apenas 30 segundos.

Luego, nuevamente Banfield se adueñó del partido. Como si el fortín no pudiese sostener el ritmo del rival, Bassedas y los suyos decidieron retroceder en el campo de juego para la heroica. Se dio. Banfield atacó por todos los frentes y provocó varias situaciones de peligro. En una de ellas, Alan Aguerre chocó con la humanidad del arquero que luego salió lesionado y fue reemplazado por el debut de Gonzalo Yordan. Entró bien el juvenil. En su 2º participación evitó una jugada clara. Más tarde, se convirtió en una de las figuras evitando 3 0 4 veces las chances del local que por esas alturas, merecía más. Para colmo, se sumó la expulsión de Damián Pérez que consolidó la idea de mantener el cero en arco propio.

Finalizado el partido, la sombra de una mala actuación, quedó al costado por la necesidad inmediata. Un punto aleja los problemas y sirve para armar la idea de equipo. Hoy por hoy, no se puede exigir más. Para eso…habrá que esperar…

 

Por Rubén David Oliva @diarioinfovelez

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva