Viernes, 18 Agosto 2017

ARGENTINOS: UN RIVAL DE CUIDADO

Martes, 16 de Febrero de 2016 06:55
Imprimir PDF

A pesar de haber cosechado un solo punto en dos presentaciones, el Bicho esconde gran capacidad en la generación de juego y un interesante mix entre juventud y experiencia. Vélez deberá tomar precauciones en lo defensivo y aprovechar los problemas de su adversario en las pelotas cruzadas y en el juego aéreo

Tras la sufrida victoria ante Olimpo, Vélez enfrentará este martes a las 21.30 en el Diego Armando Maradona de La Paternal, con el arbitraje de Fernando Rapallini, a un golpeado Argentinos Juniors, que solo ha cosechado una unidad en las fechas iniciales del presente certamen.Si bien el presente del Bicho no es para nada óptimo desde el punto de vista meramente estadístico, el equipo dirigido por Carlos Mayor guarda varias cualidades resaltables en lo individual y en lo colectivo.

Un fuerte aparato creativo

La mitad de la cancha del conjunto de La Paternal, cuenta con una nómina de jugadores envidiable. Los experimentados Cristian Ledesma y Federico Insúa, aportan enormes cuotas de manejo de los tiempos y suelen romper líneas con facilidad a partir de su dominio del balón y su creatividad. Ambos, veteranos ya, han pasado por mil batallas en el fútbol pero poseen los conceptos de juego intactos para generar una salida clara y asociación en el juego entre un área y la otra.

A ellos se suma una de las nuevas joyas del fútbol argentino: el mendocino Luciano Cabral. Abonado a la pisada y a la gambeta, con gran habilidad para cubrir el balón, el joven de 20 años es un complemento perfecto para Ledesma e Insúa y puede llegar el área para participar activamentedel ataque de su equipo como lo hizo ante Tigre cuando marcó el gol del empate del Bicho.

Con este escenario, nuestro anfitrión produce un juego vistoso y veloz hasta tres cuartos de cancha y genera muchas faltas que puede aprovechar mediante jugadores de buena pegada  aunque, hasta ahora, Emilio Zelaya, Matías Martínez y Nicolás Freire no hayan podido capitalizarla como su potencial aéreo lo promete.

Peligroso con el balón, endeble cuando lo pierde

En contrapartida con el buen pie y el juego fluido que presenta el mediocampo de Argentinos, la recuperación y el reagrupamiento defensivo  son materias con nota baja en el andamiaje dispuesto por Mayor. La disposición táctica organizada por el ex defensor de la institución de La Paternal sufrió en demasía en las transiciones defensivas y lo mismo  ocurrió  cuando el rival de turno lo atacó por los extremos del campo. Todo lo bueno que el mediocampo puede gestionar con la posesión del balón, apoyado en la buena técnica de los laterales y los extremos, se reduce a cenizas en la faz defensiva y la defensa pasa pavor en cada balón cruzado y en cada envío  aéreo.

Cabe señalar que la probabilidad de que el entrenador realice modificaciones en el aspecto  defensivo es alta. Sobre todo por el sector derecho, donde el lateral Damián Batallini, naturalmente volante, no ha rendido de acuerdo a las expectativas del entrenador. Las chances de que aparezca Miguel Torrén en la formación inicial crecen, pero aún no está claro si ocupará el lateral derecho de la defensa o si iniciará como líbero con línea de tres y alguno de los extremos  -posiblemente Facundo Barboza- perderá su espacio en el once titular.

Careció de profundidad pero tiene como encontrarla

Aún con la interesante producción de juego que enhebra entre las áreas, Argentinos Juniors no ha conseguido la profundidad necesaria para transformar su buen nivel de juego en situaciones de gol. La soledad de Zelaya en la delantera es notable y el equipo termina perdiendo peso, dilapidando todo lo bueno que fabrica metros atrás en el campo.

Sin embargo, el ingreso de Lautaro Rinaldi le ha impreso mayor poder ofensivo al equipo en las dos presentaciones previas. Los tres goles que Argentinos Juniors obtuvo en el certamen, llegaron con los dos delanteros en cancha, aunque arriesgando más de la cuenta para ir a revertir un resultado desfavorable. La línea de tres con los dos laterales actuales avanzando metros como carrileros, Ledesma, Cabral e Insúa en la creación, más Zelaya y Rinaldi en el ataque, podrían  equilibrar todas las líneas y entregarle mayor poder de fuego a la formación de Mayor.

Más allá de lo que pueda observar Christian Bassedas de nuestro próximo rival, no debe dejar de lado la posibilidad de enfrentar a un equipo con estas características, ya sea de entrada o durante el transcurso del partido.

De qué cuidarse y donde lastimar

Bassedas deberá pensar como corregir la entrega  de espacios entre la última línea y el mediocampo. Allí donde Olimpo pudo hacer diferencia y perdonó, Insúa y Cabral pueden generar un verdadero desastre. No se pueden regalar metros entre las líneas defensivas y se debe pensar el partido a partir de esa premisa. Como en ninguna otra oportunidad, las dimensiones del campo de juego del Diego Armando Maradona nos pueden dar una mano importante en este apartado.

Otro desafío para un Vélez que suele llegar a destiempo es el de cometer la menor cantidad de faltas posible. El rival posee buenos shoteadores tanto para buscar el arco como para alcanzar alguna cabeza goleadora.

Tomando como prioridad el corte de suministro entre la zona  de creación y el ataque, Vélez debe contraatacar buscando la espalda de Ledesma, que podría ser bien aprovechada por Jorge Correa. Si Mayor mantiene la línea de cuatro defensores, Bassedas  debe apuntar los cañones a la zona  intermedia entre los extremos y los laterales. Allí, los rivales del Bicho han obtenido grandes dividendos utilizando balones cruzados por detrás del central más lejano, Mariano Pavone deberá saber moverse detrás de ellos para aprovechar las escasas virtudes de los marcadores de punta a la hora de cuidar la retaguardia de los centrales.

Por último y aquí es donde la presencia de Emiliano Amor sería más importante que la de Matías Pérez Acuña para reemplazar al lesionado Lautaro Gianetti, el juego aéreo ha resultado un déficit enorme en cada pelota parada que debió defender Argentinos Juniors. Los rivales han cabeceado casi unánimemente en el área defendida por el muy buen arquero colombiano Camilo Vargas y esta puede ser la llave más importante para que Vélez abra la puerta de una victoria.

Con todo esto, el equipo velezano no debería ver con malos ojos un empate en tierra ajena. Pero apelando a la inteligencia y utilizando la desesperación del hincha de un equipo que aún no ganó, puede hacer de los minutos transcurridos un aliado invaluable y llevarse puntos clave ante otro rival que está inmiscuido en esa lucha  donde no queremos sufrir la próxima campaña.


Por Nicolás Di Pasqua @nicodipasqua

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva