Lunes, 29 Mayo 2017

TRANSICIÓN DECISIVA

Lunes, 11 de Enero de 2016 14:08
Imprimir PDF

Comienza un nuevo ciclo en nuestro querido Vélez Sarsfield. Se renuevan las esperanzas. Se alimentan las ilusiones. Se mezclan nuevas dudas con anteriores problemas. Se exige sabiendo que hay falencias. Se confía pero se mantiene la cautela. Este Vélez no tiene aroma a campeón. Y habrá valores fundamentales para el éxito de un proceso que tendrá en sus manos un semestre fundamental en la historia de nuestro club.

El campeonato próximo no será solo una nueva de las tantas transiciones de este desorganizado fútbol argentino. En un corto plazo que  definirá ingreso a las competiciones internacionales y un descenso a la Primera B Nacional, Vélez deberá mirar el presente con una impensada visión a futuro. Una campaña magra de puntos, colocará al equipo en un terreno tan desconocido como estresante: la lucha para mantener la categoría.

Hay certezas e incógnitas en este apartado. Por un lado, Christian Bassedas y su equipo conocen la situación actual. Superada la mitad del año, Vélez perderá una cosecha de 61 puntos de la campaña 2013-14 y se quedará con los 54 puntos sumados en los 49 encuentros acumulados entre un mediocre Torneo de Transición 2014 y el paupérrimo Campeonato 2015 bajo la conducción de Miguel Ángel Russo. Para aclarar el panorama, si el Fortín comenzara el torneo próximo con ese puntaje acumulado, sólo superaría en el promedio a seis equipos (Defensa y Justicia, Huracán, Sarmiento de Junín, Temperley, Atlético Tucumán y Patronato de Paraná) incluidos los recién ascendidos.

Aquí es donde aparecen las incógnitas anteriormente mencionadas. Aún se desconoce el formato de los torneos posteriores a esta nueva metamorfosis del fútbol argentino. Sin embargo, puertas adentro de la convulsionada Asociación del Fútbol Argentino, se considera seriamente la posibilidad de regresar a un modelo que incluya una cantidad de equipos  más razonable. Esto podría concluir de dos maneras: o se producen varios descensos o se conforma una reclasificación que evite hablar de descensos pero pueda producirlos.

El cuerpo técnico, más allá de la preocupación por conformar un equipo competitivo a mínimo costo, a partir del esfuerzo y el orden, deberá intentar estar a salvo de ambas chances. Para ello deberá sumar una cantidad de puntos que se ubique muy cerca de las tres decenas y, fundamentalmente, revisar cuales serían los rivales directos por no descender en una eventual disputa para identificar los duelos que repartirán unidades claves hoy ante el peor escenario del mañana.

Usted pensará que soy pájaro mal agüero. Pero cuando las nubes aparecen es mejor estar preparado por si viene la tormenta. Confío en la capacidad de Bassedas. En sus valores y en su inteligencia para afrontar este momento. Espero que tenga la respuesta y la compañía necesaria desde el escritorio dirigencial, desde el terreno de juego, desde nuestras lapiceras y micrófonos y desde las tribunas. Lo va a necesitar.


Por Nicolás Di Pasqua @nicodipasqua

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva